YMCA Cali - Voluntarios y acciones como motor de esperanza para sus comunidades 2022

Como voluntarios de la YMCA Cali  a veces olvidamos que con pequeñas acciones como una frase, escuchar o una sonrisa, se puede alegrar el momento de las personas en nuestros entornos.

Es por eso que desde el equipo de voluntarios de la YMCA de Cali  con las diferentes líneas de acción que tenemos para el servicio a la comunidad de la cual  todos  y todas  pueden hacer parte, logramos generar un efecto multiplicador logrando transformar los entornos de nuestras comunidades.

Un viernes fueron llegando uno a uno los voluntarios a nuestra sede de la YMCA en Cali, y con mucho amor destacó la labor de Doña Miriam, nuestra ama de llaves y la encargada de mimar las sede con su valiosa labor, ella nos dejó listas bebidas y alimentos para nuestra salida.  Muchos estábamos a la expectativa de lo que se iba a hacer y lo más importante, cómo y dónde lo haríamos.

Juan José Carrillo, nuestro coordinador de voluntarios, nos explicó un poco la acción que estábamos a punto de realizar, formamos grupos  de voluntarios e integrantes de la línea misional ya que  era una intervención social y espiritual que quedaría plasmada como movimiento desde nosotros como voluntarios. Como voluntario es gratificante ver colegas de líneas de acción diferente, personas nuevas en la federación e incluso socios básicos como Petra, una voluntaria Sueca.

Más tarde salimos de la sede de la YMCA de Cali  con cuarenta panes y dos ollas grandes llenas de agua de panela. Nos dirigimos a la calle 1 Oe. y carrera 52, varios voluntarios estaban cantando y nos reíamos mucho; la verdad estábamos muy felices.    

En el camino empezamos a encontrarnos con personas muy especiales, los llamados habitantes de calle y en calle; que suena un poco igual pero es totalmente diferente cada término. 

La primera persona fue una mujer, nos presentamos con mucho respeto, le entregamos un pan y un vaso de agua de panela. Justo en ese momento sus lágrimas bajaron por sus mejillas. A lo largo del recorrido seguíamos encontrando muchas más personas especiales como ella.

Sin embargo, no todas nos recibían de buena manera y es que debemos de entender que muchos de ellos desconfían de la sociedad, tienen miedo de que alguien se les acerque o les regale algo. La mayoría perdió la fe en ellos mismos y se alegraban muchísimo cuando nos veían acercarnos a brindarles lo que teníamos.

Con esto pudimos planear nuestro segundo encuentro para esta actividad de esperanza y amor que empezamos aquel viernes, sin embargo, en aquella ocasión cambiamos la ruta del recorrido,  teniendo claro el mismo rumbo y objetivo: impactar nuevas vidas a través de este gesto de compartir un alimento. Mientras estábamos brindando el pan y el agua de panela a un grupo de habitantes que estaban reunidos en medio de la vía, uno de ellos pidió que orásemos por él, lo cual fue de alegría para nosotros y así lo hicimos

En ese momento le contamos que somos voluntarios que hacemos parte de la YMCA de Cali y en su rostro vimos como apareció un gesto de felicidad. Nos dijo -Ah, como la canción YMCA- lo cual nos impresionó y nos llenó aún más de alegría. Respondimos -si, la misma canción YMCA- a través de esto, pudimos darnos cuenta que este señor recordó quién era tiempo atrás, quizás las oportunidades que tuvo o momentos que vivió y que quedaron en su mente junto a esta canción. 

El recorrido continuó y aclaro, no estábamos la misma cantidad de voluntarios en esta segunda actividad pues muchos de nuestros compañeros pertenecen al programa de ICCP, lo cual significaba que ellos ya no estaban en el país para acompañarnos. No obstante, esto no fue impedimento para desarrollar esta actividad, pudimos sentir su ausencia. Pero finalizamos la actividad con mucha alegría porque pudimos cumplir, una vez más, con esta acción de esperanza para nuestra comunidad. 

Vivir estas experiencias es lo más gratificante y formador que pude haber gracias a la YMCA de Cali, pues detrás de cada persona hay muchas historias únicas; hay familias, hay sueños, metas y esperanzas de tener así sea una oportunidad. 

Mi llamado es a que no nos olvidemos que hay personas que esperan por nosotros; personas iguales a nosotros que también sienten y solo necesitan una mano amiga que confíe en ellos. Expandamos el reino de Dios en la tierra, con nuestros hermosos gestos de amor que tenemos en las YMCA

Carlos Hernán Rendón Mosquera.                                                                                                                                                                              Voluntario YMCA Cali 

        Si quieres conocer y ser parte de estas iniciativas puedes hacerlos en www.ymcacali.org y se parte de este gran movimiento de                                                                                                                          voluntariado mundial 

 

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.