YMCA

Sembramos vida, cosechamos libertad

La declaración de la pandemia por el SARS-CoV-2, tuvo impacto en la ciudadanía desde todos los frentes: la economía, los entornos recreativos y de ocio, la salud, la cultura, las relaciones familiares. El paradigma social se transformó abruptamente para las acciones en las comunidades, la población que acompaña la YMCA Risaralda requirió asistencia alimentaria, acompañamiento psicosocial y apoyos económicos, las banderas rojas se convirtieron en un símbolo de solicitud de ayuda y asistencia, derivando esto en acciones a través de las campañas “YMCA en Movimiento y Alimenta la Vida”,  además del Convite Querendón campaña en alianza con Querendona Cívica. 

Las reflexiones sobre la pandemia son diversas, una en particular caló en Risaralda entre las personas que acceden a los procesos de la organización y fue la necesidad de comenzar a acceder a sus propios alimentos, cuidar de ellos y poder re-aprender y reactivar las conexiones que cada uno tiene con la tierra, también la calidad de los alimentos fue una de las discusiones que derivó. Es allí donde nace Familias Verdes, un proyecto que busca que los participantes, una población heterogénea, con diferentes orígenes territoriales, étnicos y económicos; a través de la siembra logren, dimensionar la importancia de los alimentos limpios, ambientalmente sostenibles y con el uso de elementos reciclados apostándole al cuidado ambiental desde diversos frentes. Las 5R que son claves para la confrontación a la cultura del consumo.

Previous
Next

Los resultados han sido satisfactorios, se ha logrado que unas 30 familias del departamento construyan sus huertas caseras y comunitarias, además de capacitarse en temáticas de reciclaje y aprovechamiento de residuos, semilleros, compostaje, abonos, tiempos y modos de siembra, el cuidado de la semilla nativa, este último fue apoyado por Agrosabedores y custodios de la región, personas campesinas que han aportado desde sus redes para que más personas dimensionen la importancia de consumir alimentos de buena procedencia. A los participantes se les entregó una cartilla con los insumos técnicos y pedagógicos para que puedan generar seguimientos a sus procesos de 

 siembra y cultivo, guías de reciclaje, reutilización, separación en la fuente y puntos de acopio del material reciclado.

Los resultados han sido diversos y satisfactorios, se han desarrollado 15 jornadas de limpieza entre los años 2020 y 2021 teniendo participación de niños, jóvenes y adultos de las comunidades, otras organizaciones sociales de la ciudad y voluntarios de la YMCA Risaralda. Se han recolectado 73 toneladas de reciclaje, se han constituido 2 huertas comunitarias y 1 huerta demostrativa. Han sido impactadas alrededor de 25 comunidades y se han creado alrededor de 14 alianzas estratégicas que benefician y acercan a las comunidades a la ciudadanía, empresas y ESAL. Es importante destacar y agradecer el apoyo financiero brindado por la YMCA of Greater Toronto para el desarrollo del proyecto.

YMCA Risaralda

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Abrir chat